El día de ayer, 1 millón 700 mil estudiantes regresaron a clases tras culminar el periodo vacacional de invierno 2016. Para los estudiantes de danza, este regreso pone fin a la inactividad física y marca el retorno al entrenamiento fundamental para su quehacer artístico. Pequeños y grandes bailarinxs llenan las aulas con  saltos, variaciones y estiramientos en lo que es un muy esperado regreso a clases.

Sin embargo en el Seminario del Taller Coreográfico de la UNAM, no fue así; el panorama se tornó sombrío. El fallecimiento de su fundadora, la maestra Gloria Contreras -25 de noviembre de 2015-  desató una serie de medidas que dejaron sin clases a más de mil alumnos de todas las edades.

Antes de culminar el semestre anterior, la comunidad se  movilizó dentro de los espacios de Ciudad Universitaria de manera pacífica, para solicitar una respuesta de las autoridades, la cual por fin llegó este lunes.

El titular de la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, Jorge Volpi, dio a conocer en una conferencia brindada el día de ayer – 9 de enero- que la UNAM tomará la batuta de lo que fuera el Seminario del Taller Coreográfico, y que incluso se creará un Centro de Extensión Universitario de Danza.

Aunado a ello, informó de la posibilidad de que lxs maestrxs del Seminario sean contratados por la propia Universidad, esto a través de una convocatoria que se lanzará a finales de este mes; con ello, las clases se reanudarán a mediados de febrero.

Fotografía: Cortesía de la comunidad del Seminario del Taller Coreográfico de la UNAM

Lo importante de todo este evento, es que la comunidad artística -profesionales, críticos, artistas, etc.,- levantaron la voz por la defensa de un espacio brindado para la labor artística y que defendiera con “uñas y dientes” la fallecida maestra Gloria Contreras.

En SerEscena, consideramos importante las opiniones que surgieron por este hecho y nos gustaría compartir algunas.

“Retomar las clases es importante porque tanto el Seminario como el Taller Coreográfico han sido un espacio abierto a toda la sociedad en cuanto a la enseñanza de la danza, donde la UNAM ha tenido la oportunidad de demostrar vocación humanista y de compromiso con la sociedad mexicana, con la difusión de la cultura, teniendo como vínculo esta noble expresión del arte entre la universidad y la sociedad. Por ello es una obligación de la UNAM permitir que el espíritu de enseñanza del arte en general y de la danza en particular continúe a través del seminario beneficiando a toda la sociedad” – Rosita Villanueva (Alumna del seminario y profesora de la facultad de filosofía y letras UNAM)

“El Seminario es una escuela a la que solo le faltan los trámites burocráticos que tienen las escuelas formales, ha logrado impulsar talento y colocar a niños, niñas y jóvenes en escuelas de más nivel y prestigio, y a adultos a mejorar su salud, postura y forma de ver la vida. Es una escuela que cuida el nivel de sus alumnos, donde no se apagan los sueños de todos los que aman la danza, contrario a eso, se fomenta el desarrollo, se enseña a involucrarse en la cultura y cuidar la salud a través de buenos hábitos. Esta escuela nos ofrece a más de 1,100 alumnos lo que muchas niegan por diferentes motivos (dinero, edad, aptitudes dancísticas), la Maestra Gloria Contreras quería acercar a todos los universitarios al maravilloso mundo de la danza y lo logró con su Seminario, hay niños que ya están involucrados en la danza (que están creciendo con una actitud muy diferente a niños de su edad) hasta adultos que salen de clase con una enorme sonrisa por hacer lo que no pudieron cuándo eran más jóvenes. ¿Cuantos de nuestros compañeros podrán pagar una escuela privada? Necesitamos seguir con el mismo ritmo porque en la danza el tiempo esta en contra siempre, no podemos perder tiempo mientras personas en el poder se pelean por cuestiones políticas y monetarias. Gloria Conteras llego más allá de los universitarios, llego al corazón de gente de todas las edades que hacen diferencia en su entorno gracias al amor a la danza que se transmite día a día en cada clase del Seminario del Taller Coreográfico Universitario. – Asu Cruz, alumna de Danza Clásica en el Seminario desde 2014.

“Es importante continuar con las clases del Seminario, pues además de los beneficios que acarrean para la salud y desarrollo personal de sus alumnos, es una forma muy concreta de ejercer derechos que, de acuerdo con nuestras leyes y la Constitución, gozan todos los mexicanos. Es decir, la labor del seminario y de la propia Universidad es una forma muy concreta de ejercer y gozar de derechos tan abstractos como el derecho a la cultura, lo que no ocurre tan frecuentemente” – Mauricio Barrera, abogado

“La danza es un patrimonio cultural en sí, pero la disciplina, técnicas y enseñanzas de la maestra Gloria Contreras son un patrimonio específico que ella quiso donar a la UNAM a través del seminario. Desechar el seminario es rechazar el legado, la herencia que dejó Contreras a la Universidad; como si se rechazara la biblioteca de un escritor, la tradición gastronómica de un pueblo o un edificio histórico. Además, la UNAM se cierra a la posibilidad de difundir la cultura y las artes por medio de la enseñanza dancística, y con ello rechaza una de sus funciones primordiales de contacto con la comunidad. Más allá de alegatos monetarios y legales, como madre de familia me preocupa que mi hija de cuatro años pierda la oportunidad de formarse artísticamente en los espacios de la UNAM, y como ciudadana y universitaria me apena que el legado intangible de la maestra Contreras se pierda. Ojalá la Universidad encuentre una estrategia para conservar la herencia que le fue otorgada y siga siendo un espacio que da la oportunidad de acercarse a la formación dancística para niños” – Elizabeth Cruz Madrid

Ahora sólo es cuestión de tiempo para saber si lo prometido se lleva a cabo. Son tiempos difíciles para la cultura, lo que menos necesitamos es que otro espacio cierre la puertas para lxs amantes de la danza.